• info@alanurla.org

Calcio: su importancia, mitos y realidades

Una de las tareas m√°s divertidas para los cient√≠ficos, es la de desmontar mitos y comunicar la verdad sobre temas de inter√©s para la sociedad general. En el √°mbito de los alimentos, esto se ha convertido en una pr√°ctica diaria para todos los tecn√≥logos de alimentos y cient√≠ficos trabajando dentro de la industria alimentaria. Sin embargo, en ocasiones esta se vuelve una tarea dif√≠cil, pues la velocidad a la que fluye la informaci√≥n en las redes sociales facilita la propagaci√≥n de mitos o ‚Äúverdades a medias‚ÄĚ sobre temas de inter√©s relacionados con la alimentaci√≥n y salud. Muchas veces, la palabra de un ‚Äúinfluencer‚ÄĚ de moda puede ser tomada por los j√≥venes como una verdad absoluta, aun cuando el ‚Äúinfluencer‚ÄĚ no base su informaci√≥n en datos cient√≠ficos s√≥lidos, o que su finalidad sea solo vender un producto. De manera similar, los mitos y la desinformaci√≥n sobre suplementos alimenticios se esparcen r√°pidamente por las redes, llegando a confundir a la gente sobre laforma adecuada de consumirlos. Esto limita mucho la posibilidad de obtener resultados favorables para promover una salud y nutrici√≥n responsable, y lleva a muchos a desistir de sus objetivos antes de lograrlos. En esta ocasi√≥n, nos interesa ayudarte a derrumbar los mitos acerca del consumo de un mineral en particular, el calcio.

Actualmente, es bastante f√°cil desmentir mitos alrededor de este micronutriente, pues cada a√Īo se publican, en revistas cient√≠ficas arbitradas, m√°s investigaciones sobre el calcio que sobre cualquier otro mineral. Este inter√©s ha surgido a lo largo de los a√Īos debido al descubrimiento de sus diversas funciones biol√≥gicas y el efecto que causan sus deficiencias nutricionales a nivel mundial. Recientemente, ha ganado popularidad por su uso en conjunto con la vitamina D, ya que se han observado efectos sin√©rgicos entre estos 2 micronutrientes. Sabemos que la vitamina D juega un papel importante en el proceso de absorci√≥n de calcio a lo largo del tracto gastrointestinal, adem√°s de fortalecer la salud muscular y el sistema inmune. Y, gracias a su efecto ben√©fico sobre el sistema inmune, el primer mito que podemos empezar a desmentir o confirmar es el siguiente:

  1. El consumo de calcio y vitamina D son auxiliares en el tratamiento para COVID-19.(probablemente cierto)

Los niveles tanto de calcio, como de vitamina D, han sido estudiados en pacientes ingresados a cuidados intensivos. De acuerdo con un estudio realizado por Bennouar y colaboradores [1], existe una alta frecuencia de hipocalcemia e hipovitaminosis D en pacientes con COVID-19 grave lo que sugiere un posible vínculo con un mal pronóstico a corto plazo. Debemos entender por hipocalcemia a la afección en la que los niveles de calcio en sangre son bajos, y de igual manera, entender por hipovitaminosis Da una deficiencia de vitamina D. Por tanto, es posible que la corrección de la hipocalcemia, así como la suplementación con vitamina D, mejore el pronóstico vital. Te recomendamos tomar con precaución este tipo de información, pues no significa que consumir o suplementarte con calcio y vitamina D te harán inmune ante las distintas cepas del virus causante de la enfermedad de COVID-19. Sin embargo, esto son buenas noticias para aumentar las posibilidades de que los tratamientos sean más efectivos.

Por ello, ahora comprendemos porque el calcio sigue siendo uno de los micronutrientes m√°s populares, con justa raz√≥n, y no queda duda de la importancia de su presencia en nuestra dieta. Com√ļnmente, solemos consumir leche o productos l√°cteos con la intenci√≥n de prevenir deficiencias en calcio. A partir de aqu√≠ podemos seguir con un mito m√°s y, quiz√° uno de los m√°s comunes:

  1. La leche y productos l√°cteos son la √ļnica fuente de calcio en nuestra dieta. (FALSO)

El calcio puede ser consumido a trav√©s de una gran variedad de fuentes alimentarias como: yogur, hojas de mostaza, tofu, leche de soya fortificada, bok choy/pakchoi, frijoles blancos, br√≥coli, ruibarbo, batatas, semillas de s√©samo, espinacas, entre otros[2, 3]. Adem√°s, este puede consumirse en forma de suplementos alimenticios, cuando no nos sea posible incorporar a nuestra dieta cualquiera de estos alimentos en las proporciones adecuadas para cumplir con nuestro requerimiento de calcio. No obstante, este mito ha aparecido debido a la tergiversaci√≥n de una verdad: los productos l√°cteos proporcionan casi las tres cuartas partes del calcio diet√©tico en la dieta occidental[4]. Aun y cuando los productos l√°cteos son alimentos que nos pueden proporcionar una mayor cantidad de calcio, es importante ser conscientes de que existen otras fuentes, siendo lo mejor adaptar a nuestra dieta a una mayor variedad de alimentos acorde a nuestros requerimientos y objetivos nutricionales. Por otro lado, si has detectado que los alimentos que hemos mencionado anteriormente no suelen entrar en tu dieta o consumo diario, es probable que tengas alg√ļn tipo de deficiencia en calcio. Lo que nos lleva directamente al tercer mito que queremos desmontar:

  1. La deficiencia de calcio genera solo problemas en el sistema óseo.(FALSO)

Esta es una verdad a medias, pues un déficit de calcio no es capaz de afectar solo a nuestros huesos. El consumo insuficiente de calcio se vincula con diversos problemas médicos de carácter crónico. Los síntomas normales de una deficiencia en calcio suelen incluir entumecimiento y hormigueo en las extremidades distales, calambres musculares, convulsiones, letargo, falta de apetito y ritmos cardíacos anormales[5]. Por otro lado, la ingesta adecuada de calcio ha demostrado muchos beneficios para la salud, como la reducción de los trastornos hipertensivos del embarazo, la disminución de la presión arterial, especialmente entre los jóvenes, la prevención de la osteoporosis y los adenomas colorrectales, la disminución de los valores de colesterol y la disminución de la presión arterial en la progenie de las madres que toman suficiente calcio durante el embarazo[6]. Quizá con esta respuesta estarás planteando en tu mente el siguiente mito:

  1. El consumo de calcio solo tiene beneficios para ni√Īos y mujeres embarazadas. (FALSO)

Como mencionamos anteriormente, el consumo de calcio puede brindar diferentes beneficios, principalmente en la prevenci√≥n problemas a la salud como la osteoporosis, eventos cardiovasculares, c√°lculos renales, enfermedades gastrointestinales, entre otras[7]. Se ha observado que el consumo de calcio en adultos puede ayudar a reducir todos estos problemas, ya sea incluy√©ndolo en su dieta, o a trav√©s de suplementos alimenticios. Adem√°s, recientemente se ha observado que el calcio puede tambi√©n estar involucrado en estrategias para prevenir o mitigar los da√Īos de la obesidad. De acuerdo con el estudio realizado por Zhang y colaboradores [8], la suplementaci√≥n con calcio alivia la esteatosis hep√°tica inducida por una dieta alta en grasas, aumenta la absorci√≥n de glucosa y reduce la gluc√≥lisis, reduce el metabolismo energ√©tico celular en condiciones de mucha grasa y promueve la actividad de la lipasa. Pero, con todos estos beneficios, ¬Ņla gente querr√° consumir m√°s calcio no?, lo que nos lleva a nuestro √ļltimo mito por desmentir:

  1. El consumo de calcio en exceso genera piedras en el ri√Ī√≥n.(FALSO)

Taylor y Curhan [9]observaron que existe una relación entre la ingesta de calcio y los niveles de oxalato en orina en un estudio transversal. Estos autores llegaron a la conclusión de que una ingesta elevada de calcio en la dieta o calcio suplementario (> 500 mg/d) podría reducir los niveles de oxalato en orina, lo que posteriormente reduciría el riesgo de formación de cálculos renales. Erróneamente, se ha sugerido que la formación de piedras renales está relacionada con una ingesta elevada de calcio, lo cual se encuentra asociado a que estas piedras están formadas principalmente de este mineral. Sin embargo, se ha observado que reducir la ingesta de calcio puede aumentar los factores litogénicos de la orina y puede conducir a la desmineralización ósea, síntomas comunes en individuos que padecen de la formación de piedras renales [10]. Por otro lado, los cálculos renales son más bien provocados por una hidratación deficiente, pobre ingesta de minerales y alto consumo de refrescos (ricos en ácido fosfórico), entre otros factores genéticos.

Como mencionamos anteriormente, desmentir los mitos relacionados al consumo o suplementaci√≥n con calcio resulta f√°cil gracias a los constantes descubrimientos cient√≠ficos que realizan los diferentes grupos de investigaci√≥n alrededor del mundo. La investigaci√≥n relacionada al consumo y suplementaci√≥n con micronutrientes es un tema que sigue siendo de particular inter√©s, pues de comprender bien los diferentes mecanismos involucrados, podremos dise√Īar estrategias cada vez m√°s efectivas para reducir los efectos adversos del envejecimiento y, al mismo tiempo, la probabilidad de padecer enfermedades que reducen la calidad de vida de las personas. Mientras tanto, nuestro consejo es que mantengas un estilo de vida saludable, que incluyas a tu alimentaci√≥n distintas fuentes de calcio, bebas agua y electrolitos y realices ejercicio regularmente. La suplementaci√≥n es una estrategia que deber√°s definir con un especialista si tu actual dieta no es capaz de proporcionarte la cantidad suficiente para obtener la totalidad de sus beneficios. Ahora que estas mejor informado, comparte y toma acci√≥n en tu vida diaria.

Dr. Hugo Palafox, PhD
Dr. Gustavo Velderrain, PhD

Para más información:

  1. 1. Bennouar, S., y colaboradores Vitamin D Deficiency and Low Serum Calcium as Predictors of Poor Prognosis in Patients with Severe COVID-19. Journal of the American College of Nutrition, 2021. 40(2): p. 104-110.
  2. 2. Trailokya, A., y colaboradores Calcium and calcium salts. 65(2): p. 100-3.
  3. 3. Huang, F., y colaboradores Dietary calcium intake and food sources among Chinese adults in CNTCS. PLOS ONE, 2018. 13(10): p. e0205045.
  4. 4. Looker, A.C., Dietary Calcium, in Calcium in Human Health, C.M. Weaver and R.P. Heaney, Editors. 2006, Humana Press: Totowa, NJ. p. 105-127.
  5. 5. Rocha, J.P., y colaboradores Multiple Health Benefits and Minimal Risks Associated with Vegetarian Diets. Current Nutrition Reports, 2019. 8(4): p. 374-381.
  6. 6. Cormick, G. y J.M. Beliz√°n, Calcium Intake and Health. 11(7): p. 1606.
  7. 7. Nicklas, T.A., Calcium Intake Trends and Health Consequences from Childhood through Adulthood. Journal of the American College of Nutrition, 2003. 22(5): p. 340-356.
  8. 8. Zhang, Z., y colaboradores Calcium supplementation relieves high-fat diet-induced liver steatosis by reducing energy metabolism and promoting lipolysis. The Journal of Nutritional Biochemistry, 2021. 94: p. 108645.
  9. 9. Taylor, E.N. y G.C. Curhan, Determinants of 24-hour urinary oxalate excretion. Clin J Am Soc Nephrol, 2008. 3(5): p. 1453-60.
  10. 10. Schulster, M.L. y D.S. Goldfarb, Vitamin D and Kidney Stones. Urology, 2020. 139: p. 1-7.