• info@alanurla.org

Selenio: El verdadero rey del tex-mex entre los minerales

selenio-alanur

Indiscutiblemente, Selena Quintanilla fue, y para muchos a√ļn es, la reina de la cumbia y del Tex-Mex durante la d√©cada de los 90‚Äôs. Fueron varios los √©xitos que lograron colocarla en el top de las listas de m√ļsica internacional como la mejor representante de la m√ļsica latina en esa d√©cada. No obstante, en el mundo de los minerales tenemos otro rey del mambo, un mineral tan importante que sin √©l la vida no podr√≠a existir. As√≠ es, el chico del apartamento 34 (de la tabla peri√≥dica), el selenio, es un oligoelemento esencial para los mam√≠feros. A trav√©s de las selenoprote√≠nas, este mineral participa en diversos procesos biol√≥gicos como la defensa antioxidante, la producci√≥n de hormonas tiroideas y las respuestas inmunitarias. Algunos informes cient√≠ficos han observado que un organismo humano deficiente en selenio puede ser propenso a diversas enfermedades. Si esto a√ļn no termina de captar toda tu atenci√≥n, qu√© tal si te digo que este mineral recibi√≥ su nombre, no por la reina del Tex-Mex, pero si por Selene, la diosa griega de la luna. ¬ŅInteresante verdad? Sigue leyendo y te contamos su historia, beneficios y los avances cient√≠ficos relacionados con la suplementaci√≥n con selenio.

El descubrimiento del selenio es atribuido al qu√≠mico sueco J√∂ns Jacob Berzelius en 1817, quien ten√≠a una f√°brica qu√≠mica en Gripsholm (Suecia) que produc√≠a √°cido ac√©tico, n√≠trico y √°cidos sulf√ļricos. En 1974, James E. Oldfield p√ļblico un art√≠culo en la Revista Veterinaria de Nueva Zelanda en el cual nos cuenta la historia del descubrimiento del tambi√©n llamado ‚Äúmetal-lunar‚ÄĚ. En esta historia, Oldifield relata que los trabajadores de Berzelius en la f√°brica estaban sufriendo una enfermedad, la cual comenz√≥ cuando la f√°brica cambi√≥ a una nueva fuente local de mineral de azufre. Seg√ļn cuenta la historia, Berzelius pens√≥ que esta enfermedad podr√≠a deberse a la contaminaci√≥n con ars√©nico del propio azufre, y el an√°lisis de este mineral condujo al aislamiento de un nuevo elemento (selenio). El acad√©mico Jan Trofast relata tambi√©n la historia del descubrimiento del selenio, afirmando que, seg√ļn las notas del mismo Berzelius, el qu√≠mico declaraba lo siguiente: ‚ÄúYo, para marcar sus propiedades afines con el telurio, la he nombrado selenio, luna (diosa). Es m√°s, est√° en este sentido a medio camino entre el azufre y el telurio, y tiene casi m√°s caracteres de azufre que de telurio.‚ÄĚ Es decir, estos relatos cuentan que Berzelius nombr√≥ a este mineral ‚Äúselenio‚ÄĚ en honor a Selene, una deidad lunar de la mitolog√≠a griega. Lo que tenemos claro, es que Berzelius eventualmente logr√≥ obtener hermosos cristales de selenio, a√ļn conservados en la colecci√≥n Berzelius en Estocolmo, que us√≥ para determinar el peso at√≥mico. Berzelius determin√≥ que el peso at√≥mico del selenio era 79,34 u, consider√°ndose como valor actual un peso at√≥mico de 78,96 u, lo que nuevamente muestra la precisi√≥n de su an√°lisis qu√≠mico.

Pero entonces, ¬Ņqu√© importancia ha tenido el descubrimiento del selenio? ¬Ņpor qu√© decimos que es bueno si se descubri√≥ gracias a que estaba causando enfermedad a los trabajadores de Berzelius?. El selenio es un micronutriente esencial al cual desde su descubrimiento hemos ido encontrando una serie de beneficios en nuestro organismo, ya que desempe√Īa un papel crucial en el desarrollo y en una amplia variedad de procesos fisiol√≥gicos, incluido el efecto de las respuestas inmunitarias. En cuanto a por que causaba enfermedad en los trabajadores de Berzelius, podemos decir que nombrarlo haciendo referencia a la diosa lunar fue muy acertado, ya que al igual que la luna, el selenio tiene dos caras ya que es t√≥xico para todos los organismos y esencial para muchas bacterias y especies animales. Por lo tanto, las dos caras del selenio, esencial y t√≥xico, son √ļnicas porque el rango entre las cantidades necesarias para mantener la salud o causar toxicidad es bastante estrecho. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos tiene una ingesta diaria recomendada (RDA) de 55 őľg/d√≠a para adultos, mientras que la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) ha establecido un l√≠mite t√≥xico de 800 őľg/d√≠a para adultos. Por esta raz√≥n, algunos investigadores bromean al referirse al selenio como el ‚Äúveneno esencial‚ÄĚ.

Adem√°s de la di√°tesis exudativa y la necrosis hep√°tica, la deficiencia de selenio da como resultado una serie de otras enfermedades de animales y humanos. Estos incluyen la enfermedad del m√ļsculo blanco (una enfermedad de distrofia muscular principalmente de las ovejas); la cardiopat√≠a de la mora, una enfermedad que afecta al ganado y se llama as√≠ debido a una hemorragia del coraz√≥n que le da al √≥rgano el color y la apariencia de una mora; y en humanos, enfermedad de Keshan y enfermedad de Kashin-Beck. La enfermedad de Keshan es un tipo de miocardiopat√≠a y puede tener una etiolog√≠a viral subyacente asociada con la deficiencia de selenio. Por su parte, la enfermedad de Kashin-Beck es un trastorno osteoarticular que se asemeja a la artritis reumatoide en algunos aspectos, pero es mucho m√°s grave. Las etapas iniciales de la enfermedad pueden implicar la destrucci√≥n del cart√≠lago de las articulaciones. La causa subyacente exacta de la enfermedad no se conoce con certeza, pero la enfermedad est√° fuertemente asociada con la deficiencia de selenio y yodo. Fue el descubrimiento de la enfermedad de Keshan y las prote√≠nas que contienen selenio de los mam√≠feros lo que estableci√≥ al selenio como un oligoelemento esencial para los humanos. As√≠ que, como puedes observar, es un mineral que no podemos excluir de nuestra dieta, y debemos mantener su consumo controlado en su nivel √≥ptimo.

Est√° bien, ahora ya sabemos que hay que evitar su deficiencia, pero ¬Ņqu√© beneficio puede suponer su consumo? Entre los beneficios del consumo de selenio, podemos destacar 3 principales: el metabolismo de las hormonas tiroideas; el efecto en el sistema de defensa antioxidante y metabolismo oxidativo; su efecto en el sistema inmunol√≥gico. El selenio est√° presente en los alimentos principalmente como selenociste√≠na y selenometionina (forma org√°nica), que probablemente se absorben en el intestino delgado principalmente a trav√©s de la difusi√≥n transcelular, mientras que el selenito o el selenato (formas inorg√°nicas) est√°n presentes solo en cantidades m√≠nimas en los alimentos. Las principales fuentes de ingesta de selenio son la carne y los productos c√°rnicos (31 %), el pescado y los mariscos (20 %), la pasta y el arroz (12 %) y el pan y los cereales para el desayuno (11 %), mientras que las mayores concentraciones de selenio (>1 mg/kg) se encuentran en nueces de Brasil y v√≠sceras. En Europa, la ingesta diaria promedio se ha estimado en 40 őľg/d√≠a (32‚Äď62 őľg/d√≠a), en comparaci√≥n con los EE. UU., donde es de 93 őľg/d√≠a para las mujeres y 134 őľg/d√≠a para los hombres.

Se han realizado diferentes estudios para conocer m√°s acerca de los beneficios de la suplementaci√≥n con selenio. Por ejemplo, Lynnette R. Ferguson y colaboradores observaron que los beneficios √≥ptimos de la suplementaci√≥n sobre la estabilidad del ADN se observan cuando el nivel s√©rico de selenio alcanza entre >120 y <160 ng/ml. Una dosis de 200 ¬Ķg/d√≠a de levadura selenizada tambi√©n demostr√≥ ser una opci√≥n de suplementaci√≥n m√°s segura en comparaci√≥n con una dosis similar de selenometionina (SeMet). No obstante, los autores de este estudio destacan el requisito de preestratificaci√≥n de una poblaci√≥n mediante el nivel de selenio en suero y el nivel de da√Īo del ADN de referencia, antes de llevar a cabo una suplementaci√≥n de selenio como la de este estudio. En otros estudios se ha observado que un estado m√°s alto de selenio o la suplementaci√≥n con selenio tiene efectos antivirales, es esencial para la reproducci√≥n exitosa de machos y hembras y reduce el riesgo de enfermedad tiroidea autoinmune. Adem√°s, en otros estudios se ha observado que la suplementaci√≥n con selenio quiz√° no puede traer beneficios adicionales, pero puede evitar problemas causados por deficiencia en poblaciones que tengan un alto requerimiento metab√≥lico del mismo. Por ejemplo, Diego Fern√°ndez-L√°zaro y colaboradores observaron que el uso de suplementos de selenio no tiene beneficios sobre el rendimiento atl√©tico aer√≥bico o anaer√≥bico, pero puede prevenir las deficiencias de selenio entre atletas con entrenamiento de alta intensidad y alto volumen. Los niveles plasm√°ticos √≥ptimos de selenio pueden ser importantes para minimizar los efectos oxidativos cr√≥nicos inducidos por el ejercicio y modular el efecto del ejercicio sobre los cambios mitocondriales.

Aunque a√ļn falta mucho por mencionar acerca de este mineral alunizante, que mucho se ha contado ya sobre su historia, estamos seguros de que mucha de la historia del selenio se seguir√° escribiendo en el futuro. La ciencia sigue encontrando beneficios y delimitando las zonas seguras para su consumo mediante alimentos o suplementos alimenticios. Te invitamos a que sigas visitando nuestro blog t√©cnico, donde intentaremos mantenerte actualizado de los beneficios y curiosidades sobre el consumo de este y muchos otros de los micronutrientes esenciales para nuestro funcionamiento optimo.

Si te interesa conocer más sobre el selenio, su historia, curiosidades y/o beneficios, te invitamos a revisar los siguientes artículos:

  1. Avery, J. C., & Hoffmann, P. R. (2018). Selenium, Selenoproteins, and Immunity. 10(9), 1203.
  2. Duntas, L. H., & Benvenga, S. (2015). Selenium: an element for life. Endocrine, 48(3), 756-775. doi:10.1007/s12020-014-0477-6
  3. Fernández-Lázaro, D., Fernandez-Lazaro, C. I., Mielgo-Ayuso, J., Navascués, L. J., Córdova Martínez, A., & Seco-Calvo, J. (2020). The Role of Selenium Mineral Trace Element in Exercise: Antioxidant Defense System, Muscle Performance, Hormone Response, and Athletic Performance. A Systematic Review. 12(6), 1790.
  4. Fordyce, F. M. (2013). Selenium Deficiency and Toxicity in the Environment. In O. Selinus (Ed.), Essentials of Medical Geology: Revised Edition (pp. 375-416). Dordrecht: Springer Netherlands.
  5. Guillin, O. M., Vindry, C., Ohlmann, T., & Chavatte, L. (2019). Selenium, Selenoproteins and Viral Infection. 11(9), 2101.
  6. Rayman, M. P. (2012). Selenium and human health. The Lancet, 379(9822), 1256-1268. doi:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(11)61452-9
  7. Reich, H. J., & Hondal, R. J. (2016). Why Nature Chose Selenium. ACS Chemical Biology, 11(4), 821-841. doi:10.1021/acschembio.6b00031
  8. Roman, M., Jitaru, P., & Barbante, C. (2013). Selenium biochemistry and its role for human health. Metallomics, 6(1), 25-54. doi:10.1039/c3mt00185g %J Metallomics
  9. Selenium in Human Health and Disease. (2011). 14(7), 1337-1383. doi:10.1089/ars.2010.3275
  10. Zwolak, I., & Zaporowska, H. (2012). Selenium interactions and toxicity: a review. Cell Biology and Toxicology, 28(1), 31-46. doi:10.1007/s10565-011-9203-9