El Congreso de Guatemala aprobó en primer debate y sin discusión la iniciativa 5766, que apunta a simplificar y digitalizar trámites entre personas individuales y jurídicas y dependencias del Estado. La normativa alcanza a las licencias de medicinas, laboratorios y alimentos, así como también permisos relacionados a la importación y exportación. Ahora, el texto pasará a su segundo debate, lo que podría suceder en el mediano plazo.

 Entre las disposiciones establecidas en el proyecto, se destacan las siguientes:

  • Los documentos otorgados en territorio extranjero, con su validación correspondiente en dicho territorio, tendrán plena validez en Guatemala y no será necesaria la acreditación ante una entidad pública o la traducción del sello de la apostilla. 
  • En el caso de las renovaciones de permisos o licencias, si la solicitud se emite dentro de los plazos estipulados, la vigencia del permiso o licencia inicial se prorrogará hasta tanto se produzca y se notifique la decisión de fondo por parte de la entidad competente.
  • Las firmas, ya sean físicas o electrónicas, en solicitudes o trámites administrativos se presumirán auténticas y no se requerirá de la legalización de las mismas ante un notario.
  • Las entidades del Ejecutivo deberán implementar progresivamente medios electrónicos que permitan la realización de trámites a distancia o la mejora de sus archivos.
  • Las dependencias deberán implementar las tecnologías que permitan gestionar los trámites administrativos mediante un expediente electrónico, que contendrá toda Ia documentación vinculada al trámite administrativo.
  • Las dependencias tendrán un plazo de un año para la implementación de medios electrónicos que permitan poner a disposición de sus usuarios la información requerida y un plazo de dos años para implementar sistemas que permitan la realización de trámites por medios electrónicos. 

La iniciativa fue presentada por siete diputados de diversos partidos políticos con el fin de fomentar el gobierno electrónico, agilizar los trámites y evitar las aglomeraciones en oficinas públicas en contextos como la pandemia de COVID-19.