Las declaraciones divergentes del presidente Jair Bolsonaro sobre las medidas de aislamiento están causando una reacción violenta de parte de varios representantes políticos. Un manifiesto de los senadores pidió al Presidente que confiara en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y apoyara el aislamiento social en Brasil. El documento, firmado por los líderes de partido, incluidos los que se consideran aliados, se leyó antes de la sesión de votación sobre el proyecto de ley que garantiza la ayuda de emergencia para los trabajadores informales y los pequeños empresarios que se quedarán sin ingresos durante la cuarentena.

Los líderes de los partidos de oposición, incluidos los ex candidatos a las elecciones presidenciales, Ciro Gomes (PDT) Fernando Haddad (PT) y Guilherme Boulos (PSOL) firmaron un manifiesto aún más crítico contra las medidas de Bolsonaro. El texto establece que “Jair Bolsonaro es el principal obstáculo para tomar decisiones urgentes para reducir el contagio, salvar vidas y garantizar ingresos familiares, empleo y negocios”. El documento también enfatiza que “el presidente está atacando la salud pública, dirigiendo la experiencia técnica y las experiencias de otros países”.

Los gobernadores de São Paulo, João Doria y de Rio de Janeiro, Wilson Witzel, tomaron el mismo tono. El gobernador Doria hizo un llamado a la población para que no siga las pautas dadas por el presidente Jair Bolsonaro y anunció el lanzamiento de una campaña publicitaria para guiar a la población a quedarse en casa. En Río de Janeiro, el gobernador Wilson declaró que el presidente Jair Bolsonaro podría ser acusado de crímenes contra la humanidad por incumplir reiteradamente las regulaciones sanitarias en la lucha contra el COVID-19. El lunes 30, el gobierno del estado de Rio publicó un decreto que autoriza a la policía a arrestar a cualquiera que no cumpla con la determinación de aislamiento social. El gobernador Joao Doria también anunció que el gobierno estatal ofrecerá un paquete de apoyo de R$ 1.000 millones para las empresas, solicitando a los líderes empresariales que no despidan a los empleados durante el aislamiento social.

A pesar de todos los conflictos políticos en torno a las medidas de restricción social, los Estados continúan adoptando medidas de cuarentena en todo Brasil. Incluso los líderes que señalaron la flexibilización de las medidas de aislamiento cambiaron de opinión, como el gobernador de Santa Catarina y el alcalde de Rio de Janeiro, quienes decidieron extender el período de aislamiento social.

Más información en

Líderes de la oposición denuncian a Bolsonaro

Líderes del Senado firman manifiesto para medidas de aislamiento

São Paulo lanza campaña para la cuarentena y Doria le dice a la población que no siga a Bolsonaro