El día 29 de octubre el Senado argentino aprobó con 64 votos a favor y 3 en contra el proyecto de promoción de alimentación saludable y etiquetado frontal de alimentos. El articulado recibió modificaciones de forma durante el debate y exceptuó de la obligación de tener una etiqueta de advertencia a la sal común de mesa. Para convertirse en ley la iniciativa deberá ser debatida por la Cámara de Diputados.

Si bien el texto final que aprobaron los legisladores aún está en proceso de redacción, podrán acceder a un documento informal que recopila los cambios introducidos haciendo click aquí.

El proyecto aprobado unificó a quince proyectos de todo el arco político y contó con el aporte y apoyo del Poder Ejecutivo. Entre sus puntos principales sobresalen la implementación de un rotulado oxogonal negro con letras blancas que alerta sobre niveles críticos en azúcar, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, y la prohibición de toda forma de publicidad de alimentos y bebidas analcohólicas envasados dirigida especialmente a niños, niñas y adolescentes que contengan al menos un sello de advertencia.