La Alianza Latinoamericana de Nutrición Responsable considera que, ante el contexto actual, es de vital importancia informar adecuadamente a la población para que puedan acceder a suplementos alimenticios que provengan de empresas serias y confiables.
De ahí la relevancia de que, en cada país de Latinoamérica, las normativas locales cuenten con mecanismos claros sobre la comunicación de productos para la salud hacia los consumidores.

La adecuada información sobre los suplementos alimenticios empodera a la población para tomar decisiones sobre la compra y consumo de estos productos.

La Alianza Latinoamericana de Nutrición Responsable (ALANUR) -organismo que agrupa a las empresas líderes en Latinoamérica del sector de suplementos e ingredientes alimenticios-, hace un llamado a la población en general para informarse adecuadamente sobre la compra y consumo de productos nutricionales para la salud. En ese sentido, y teniendo en cuenta el contexto actual, convoca a identificar claramente a los suplementos alimenticios que cuenten con respaldo científico y apego legal.

ALANUR busca contribuir a que cada vez más personas tengan información confiable en torno a los suplementos e ingredientes alimenticios en Latinoamérica, con el objetivo de facilitar el consumo responsable de una categoría en crecimiento y que ha tomado relevancia en el contexto actual.

Según un reporte de la Alianza Internacional de Asociaciones de Suplementos Dietarios/alimenticios (IADSA según su acrónimo en inglés), América Latina pasó a representar un 3% de las ventas mundiales de suplementos en 1999 a un 7% en 2017. Desde la irrupción de la pandemia de COVID-19 se ha detectado un importante incremento de personas que buscan suplementos alimenticios con la intención de cuidar su salud.

Frente a este contexto, ALANUR hace un llamado a la población general, para estar bien informados frente a los suplementos alimenticios que adquiere y consume. ALANUR considera que es vital acceder a productos que provengan de empresas serias y confiables, asegurarse que las marcas que se adquieran cuenten con respaldo científico y apego a las regulaciones locales de cada país.

Por su parte, ALANUR convoca a las autoridades en Latinoamérica a asegurar regulaciones locales que faciliten el acceso a información validada científicamente y mejoren la capacidad de compra de los consumidores de suplementos y otros productos para la salud.

“Desde nuestra perspectiva, la adecuada información sobre los suplementos alimenticios empodera a la población para reducir riesgos en torno a lo que las personas adquieren y consumen. En toda la región hemos detectado una diversidad de productos que aseguran tratar o aliviar enfermedades sin el adecuado fundamento científico, lo cual como sector hemos hallado muy preocupante”, aseguró José Luis Ortegón, Presidente de ALANUR.

“Nuestro trabajo a lo largo de casi 10 años nos ha permitido consolidarnos como un referente en torno a los suplementos alimenticios en Latinoamérica y con ello apoyamos a las diferentes autoridades en la región compartiendo información científica y regulatoria sobre la categoría. Entendemos que es importante facilitar el conocimiento de suplementos debido a que son un aliado para complementar la nutrición de las personas”, puntualizó Ortegón.

En ese sentido, los directivos de ALANUR refirieron que los suplementos alimenticios pueden ser un gran aliado frente a los grandes desafíos nutricionales de Latinoamérica, así como, contribuir a reforzar el sistema inmunológico de personas sanas, pero bajo ningún contexto deben ser entendidos como productos que puedan aliviar, tratar, curar o prevenir enfermedades.

“Existen muchas dudas, mitos y rumores en torno a cómo los suplementos alimenticios pueden ayudar a la salud. Al respecto, desde la ALANUR tenemos un objetivo muy claro: Fomentar la adecuada información a la población, para que no sean vulnerables ante productos engañosos”. Destacó el Dr. Hugo Palafox, Coordinador de Asuntos Regulatorios y Científicos de ALANUR.
“Si algún producto se vende con promesas de “tratar” o “aliviar” enfermedades sin ser un medicamento, es recomendable verificar su legitimidad, procedencia y respaldo científico, pues de lo contrario podría estar poniendo en riesgo la salud”, finalizó Palafox.