EEUU y la región latinaomericana superan a Europa en número de casos, mientras que los países del segundo grupo lideran el número de infecciones diarias.

Corría el mes de marzo cuando Italia y España comenzaban a batallar contra el coronavirus que había viajado de Asia para acabar convirtiendo a Europa en el epicentro de la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). EEUU y América Latina observaban con temor no fuera a ser que el virus atravesara el charco en busca de un nuevo territorio en el que propagarse. Donald Trump no tardó en suspender los vuelos procedentes del Viejo Continente, mientras sus vecinos del sur adoptaban medidas, unos líderes con más éxito que otros.

El citado organismo ha confirmado lo que se venía adivinando por las cifras de muertos por la Covid-19 y de infectados en los distintos países: el continente americano es el nuevo epicentro del virus.

La OMS ha anunciado hoy que el número de fallecidos en el mundo se ha elevado a 349.095 y los casos a 5,48 millones, de los que casi 2,5 millones se registraban en el continente americano, informó Efe. Además América registra más de 140.000 muertes. Así desbanca a Europa (con 2,06 millones de contagios).

A pesar de que Estados Unidos ronda las 100.000 muertes y hasta ahora se mantiene a la cabeza en número de casos, Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), alertó de que América Latina superó tanto a Europa y Estados Unidos en el número diario de infecciones. “En Sudamérica, estamos particularmente preocupados porque el número de casos nuevos reportados la semana pasada en Brasil fue el más alto en un período de siete días desde que comenzó el brote”, dijo Etienne.

Brasil, cuyo presidente es de los que confía en el uso de la cloroquina pero no en los ‘cerrojazos’, se acerca al balance de las 25.000 muertes y con cada vez más ‘papeletas’ para ganar el puesto de epicentro mundial, ya que las perspectivas son aún peores. Un estudio de la Universidad de Washington, citado por ‘The Guardian’, advierte de que el país sudamericano podría ver aumentado en cinco veces su cifra de fallecidos en el mes de agosto.

“Para la mayoría de los países de las Américas, ahora no es el momento de relajar las restricciones o reducir las estrategias preventivas”, señaló Etienne.

A la OMS le preocupa cómo la pandemia se está acelerando en Perú, Chile, El Salvador, Guatemala y Nicaragua. Las dos primeras naciones sufren “una alta incidencia”, de hecho el país liderado por Sebastian Piñera tuvo que recular en sus medidas de desescalada. Mientras tanto, Nayib Bukele aseguró esta semana que toma hidroxicloroquina y Daniel Ortega no parece toma medidas contra la pandemia.

Fuente: El Mundo